MEDIO NATURAL


El municipio de Bullas, con sus 82 km2, es el de menor tamaño de la Comarca del Noroeste de la Región de Murcia, pero eso no impide que albergue una gran diversidad en singularidades climáticas, geológicas, botánicas, zoológicas, etc.; gracias a una orografía accidentada, en la que contrastan montes que rondan los 1.000 m de altitud con llanos donde los cultivos tradicionales de secano (cereales, viñedos y almendros) son los protagonistas, y un clima mediterráneo con rasgos continentales, que originan espacios y paisajes que merecen una atención especial, por ser enclaves únicos de gran belleza e interés educativo, cultural y turístico. Este patrimonio lo podemos encontrar bajo diferentes figuras legales de protección:

  • Naturaleza en Bullas
  • Naturaleza en Bullas
  • Naturaleza en Bullas
  • Naturaleza en Bullas
  • Naturaleza en Bullas
  • Naturaleza en Bullas
  • Naturaleza en Bullas
  • Naturaleza en Bullas
  • Naturaleza en Bullas
  • Naturaleza en Bullas

LUGAR DE INTERÉS GEOLÓGICO «SALTO DEL USERO»

Situado el cauce del río Mula, al norte del cerro El Castellar y a pocos kilómetros del casco urbano. Se trata de un paraje de gran belleza paisajística, de interés hidrológico, geomorfológico y sedimentológico, en el que pueden observarse procesos erosivos generados en una formación de areniscas y travertinos de notable valor.

La erosión remontante de estos materiales en el cauce ha originado su peculiar morfología en bóveda, precipitándose el agua hacia la base en una cascada de varios metros de altitud y formando una poza bastante profunda constantemente llena de agua, muy utilizada por los turistas y habitantes de estas tierras en época estival.

LUGAR DE INTERÉS COMUNITARIO «RÍO MULA Y PLIEGO»

Excelente representación de la vegetación de ribera, formado por un estrato arbóreo (choperas, olmedas) y un estrato arbustivo donde dominan saucedas, rosáceas espinosas, zarzales, y una gran diversidad de plantas trepadoras. Además se caracteriza por la presencia de rocas rezumantes de aguas carbonatadas (tobas y travertinos) con plantas asociadas tales como culantrillos (Adiantum capillus-veneris) y alfilerillos de viuda (Trachelium caeruleum).

Entre la fauna silvestre destaca una colonia de murciélago patudo, murciélago ratonero grande y murciélago ratonero mediano (-Anexo II- Directiva 92/43/CEE); y entre las especies vegetales de interés destacan: Álamos y Chopos (Populus x canescens, Populus alba, Populus nigra), Fresnos (Fraxinus angustifolia), Olmos (Ulmus minor), Latoneros (Celtis australis), Sauces (Salix atrocinerea), Madreselvas (Lonicera implexa), Rosas silvestres (Rosa sp. pl.), Zarzamoras (Rubus ulmifolius), Majuelos (Crataegus monogyna), Clematis (Clematis vitalba), Zarzaparrillas (Smilax aspera), Emborrachacabras (Coriaria myrtifolia), entre otras.

ZONA DE ESPECIAL PROTECCIÓN PARA LAS AVES «SIERRAS DE BURETE, LAVIA Y CAMBRÓN»

Esta ZEPA presenta una superficie de 21.482,22 has, ocupa casi un tercio del término municipal de Bullas y comparte otros municipios como Mula, Cehegín y Lorca.

En cuanto a los valores ornitológicos, cumple los criterios numéricos establecidos para ser designada ZEPA (según la Directiva 409/79/CEE) por las especies como culebra europea (Circaetus gallicus), águila calzada (Hieraaetus pennatus), búho real (Bubo bubo) y chova piquirroja (Phyrrocorax phyrrocorax).

FLORA PROTEGIDA SEGÚN DECRETO 50/2003, DE 30 DE MAYO

En estas tierras podemos observar 33 especies de flora amenazada, entre las que destacan dos taxones catalogados en peligro de extinción: fresno (Fraxinus angustifolia) y álamo bastardo (Populus canescens); otros dos catalogados como vulnerables: quejigo (Quercus faginea) y saúco (Sambucus nigra); y un buen número de especies catalogadas como de interés especial y/o aprovechamiento (carrascas, chopos, álamos, enebros, sabinas, majuelos, narcisos,etc.).

FAUNA AMENAZADA SEGÚN LEY 7/95, DE 21 DE ABRIL

Entre la fauna amenazada se han enumerado unas 24 especies de vertebrados entre las que destacan el águila perdicera (Hieraaetus fasciatus), catalogada en peligro de extinción; el aguilucho cenizo (Circus pygargus), el sisón (Tetrax tetrax), la ortega (Pterocles orientales) y la cabra montés (Capra pyrenaica), catalogados como vulnerables y un gran número catalogados de interés especial.

ÁRBOLES MONUMENTALES Y/O SINGULARES

Tanto autóctonos, como introducidos, se trata por tanto de verdaderos monumentos vivos que merecen ser objeto de una protección especial por su singularidad, rareza o belleza, según define la Ley 4/89, de 27 de marzo, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestre.

A pesar de que muchos de nuestros árboles han desaparecido, por muerte natural, condiciones climatológicas adversas o por la mano del hombre, son muchos los árboles que siguen en pie, hasta ahora 25 ejemplares catalogados por el Ayuntamiento de Bullas, que forman parte del Patrimonio Natural y Cultural de este Municipio.

Destacamos el Pino de la Osamenta, una de las joyas de estas tierras del interior. Este pino carrasco (Pinus halepensis), está considerado entre los 5-6 pinos más grandes de la Región. Su tronco supera los 5 metros de cuerda (5,10 metros), y es uno de los más sobresalientes por su porte esbelto y verticalidad, con grandes brazos multirramificados que le dan un aspecto señorial. El otro árbol corresponde a la Carrasca del Romero (Quercus rotundifolia), árbol catalogado como una de las carrascas más grandes de la Región de Murcia, con un tronco en torno a los 6,20 metros de perímetro y único del patrimonio natural de Bullas.

LUGARES DE INTERÉS PAISAJÍSTICO

La variedad altitudinal y topográfica en dirección norte-sur, implica unas características paisajísticas diferentes desde las cotas altas (Aceniche, Garci-Sánchez) a las cotas más bajas (parajes de La Copa de Bullas), en el podemos encontrar tres grandes grupos de paisaje:

Cerros montañosos

Presentan cotas de mediana altura, destacando entre otros, Garci Sánchez (1.026 metros), El Castellar (993 metros) y la Sierra de la Silla (794 metros), en los que dominan los litosuelos e importantes farallones rocosos de gran verticalidad y entidad paisajística (umbría del Castellar).
En ellos se sitúan la mayor parte de las masas forestales con pinar de pino carrasco (Pinus halepensis), y un matorral-espartizal en las solanas fundamentalmente. En las zonas cacuminales aparecen carrascas achaparradas (Quercus rotundifolia).

Hay pocas actividades humanas, en todo caso podemos encontrar pequeñas sendas, que nos permiten visitar estos enclaves de alto valor paisajístico.

Depresiones intermontañosas

Se trata de áreas de relieve suave, ocupadas en su mayor parte por cultivos tradicionales de secano sobre materiales cuaternarios y suelos calizos. Destacan el altiplano del Aceniche, las estepas de Ucenda-Carrascalejo-Fuente la Higuera. Entre estos paisajes y dispuestos en mosaico descubriremos los viñedos, olivos y almendros que nos muestran la entidad cultural y tradicional de estas tierras.

Cuenca de los ríos y ramblas principales del Municipio

Si paseamos por los cursos de agua, es fácil divisar las manchas de vegetación de ribera en contraste con los montes y cultivos que las limitan. Estamos obligados a mencionar el rio Mula y como no, el Barranco de la Regidora, a su paso por la zona de El Cristo (en El Carrascalejo). Su peculiar encajonamiento facilita un mayor aporte de agua a través del suelo, por lo que aparecen especies de bosques subhúmedos como quejigos e híbridos de éste con carrascas. En su bosque encontraremos especies riparias como latoneros, olmos, fresnos, chopos negros y sauces. Ya en zonas más secas, las carrascas son sustituidas por las chaparras, que aparecen con lentiscos, espinos, así como con espartizales, pastizales y tomillares. Entre las ramblas, más abiertas y con vegetación menos densa, destacan la Rambla del Ceacejo, Rambla de Ucenda, así mismo dos arroyos importantes, aunque de aguas intermitentes, son el del Chaparral y el de Los Muletos.

Merece la pena visitar las pequeñas huertas tradicionales de regadío situadas en las faldas del cerro del Castellar, entre Ucenda y Salto del Usero, en las que se conservan recursos filogenéticos cultivados generación tras generación.