PATRIMONIO ARTÍSTICO Y ARQUEOLÓGICO


Bullas cuenta con un interesante patrimonio arquitectónico, etnográfico y arqueológico, puesto en valor para el disfrute del visitante.

  • Pattrimonio
  • Pattrimonio
  • Pattrimonio
  • Pattrimonio
  • Pattrimonio
  • Pattrimonio
  • Pattrimonio
  • Pattrimonio
  • Pattrimonio
  • Pattrimonio

IGLESIA PARROQUIAL DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO

Monumento Nacional desde 1982, este templo preside la Plaza de España. Iniciado a finales del siglo XVII, se acabó en su primera fase en 1723. Entre 1800 y 1804, fruto de la necesidad de una ampliación y remodelación, se levantaron en estilo neoclásico las naves laterales y la sacristía así como la vistosa torre de estilo barroco que le proporcionó su imagen actual. La capilla del Sagrario, neogótica, data de 1905.

Gran parte de su ajuar fue destruido durante la Guerra Civil, aunque pudo salvarse el Archivo Parroquial, con documentos desde el siglo XVII y varias imágenes, como la de San Juan Evangelista, que data de 1925. La nueva imagen de la patrona la Virgen del Rosario llegó a bullas en 1939 y ocupa el centro del retablo del altar mayor, realizado por suscripción popular en 1947.

TORRE DEL RELOJ

Sobre la parte más alta del pueblo se levantó en 1900 la Torre del Reloj, también llamada de Santiago. Uno de los elementos identificativos del perfil urbano de Bullas, fue el resultado de la iniciativa particular del entonces alcalde D. Joaquín Carreño Góngora ante la imposibilidad del Ayuntamiento de financiar un nuevo reloj para la villa que hasta ese momento estaba en la torre de la iglesia parroquial. La nueva torre pasó a regular las tandas de riego en la cercana huerta del Calderón, de cuyas tierras era D. Joaquín el principal propietario. La inauguración tuvo lugar el 25 de julio, festividad de Santiago Apóstol. La maquinaria del reloj es de fabricación suiza y fue puesta en marcha por el palentino Moisés Díaz, que también fue el encargado de fundir las tres campanas que alberga la estructura metálica de la azotea. En 1916 el edificio fue donado por su dueño al Ayuntamiento de Bullas.

CASA DE LA CULTURA (CASA DE LOS MELGARES)

Sobre el solar de una antigua posada fue construida en 1925 esta casa señorial perteneciente a una de las grandes familias de terratenientes, los Melgares de Aguilar. Sede de la CNT durante la Guerra Civil, el edificio se convirtió en colegio de las Religiosas del Amor de Dios entre 1954 y 1981, cuando fue adquirido por el Ayuntamiento para ubicar en él la Casa de la Juventud, posteriormente llamada Casa de la Cultura. De estilo ecléctico, alberga en la entrada elementos neomusulmanes, así como una bella balaustrada. En sus instalaciones se encuentran, entre otras, la Biblioteca Pública y el Archivo Histórico Municipal. 

RESTOS DEL CASTILLO

Son pocos los restos que se conservan de la antigua fortaleza medieval de Bullas. Parte de una torre y varias piedas salientes de gran tamaño se pueden contemplar todavía en la calle Peseta. Los interiores de las casas asentadas sobre el viejo recinto mantienen también algunos sillares o fragmentos de la muralla.

PLAZA VIEJA

Denominada oficialmente “del Teniente Flomesta” (en recuerdo a este héroe de la Guerra de Marruecos nacido en Bullas), la popularmente conocida como Plaza Vieja es uno de los núcleos originarios de la población en el siglo XVII. Su famoso arco y la decoración colorista de sus fachadas la convierten en un marco incomparable, en el que tienen lugar dos eventos muy significativos como son el Encuentro del Domingo de Resurrección y el mercadillo de productos tradicionales “El Zacatín” cada primer domingo de mes. 

CASA – MUSEO D. PEPE MARSILLA

Detrás de la iglesia parroquial se encuentra otra de las casas nobles pertenecientes a las grandes familias de la Bullas de antaño, los Marsilla Melgares. Remodelada en 1900 por D. José Marsilla (popularmente conocido como “Don Pepe”), pasó luego a su hijo D. Blas Rafael Marsilla. De aspecto sobrio en su fachada, alberga desde 2006 un museo que pretende recrear los modos de vida de finales del siglo XIX y comienzos del XX, a través de su parte señorial o residencial (con decoración de estilo modernista en sus principales estancias) y de la “de labor”, dedicada a las distintas tareas y vivienda de la servidumbre. Una de las dependencias más destacadas es la gran bodega, perfectamente conservada.

CASA DE LOS CARREÑO

Situado en la calle de la Tercia, se trata de uno de los edificios pertenecientes a la antigua aristocracia local, en este caso la familia Carreño. Construida a principios del siglo XX, la casa destaca por su fachada, con elementos como la rejería que recrea la forja castellana del siglo XVI.

BODEGA DE LA BALSA

En la calle de la Balsa (llamada así por la antigua presencia en la zona de una balsa donde se vertían las aguas procedentes de la Acequia Principal), se sitúa una antigua bodega en desuso pero totalmente rehabilitada para recibir visitas.

Con origen en el siglo XIX, las instalaciones incorporaron cierta maquinaria en 1959, modernizando así los métodos tradicionales de producción de vino. La planta baja estaba exclusivamente dedicada a este uso, destacando las tinajas semienterradas de gran tamaño, mientras que el piso superior, la que era vivienda de los propietarios, es actualmente la sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida “Bullas”. 

VILLA ROMANA DE LOS CANTOS

Entre los diferentes yacimientos arqueológicos localizados en Bullas (de los periodos eneolítico, argárico, romano, islámico…) destaca, sin duda alguna, la villa romana de Los Cantos. Se trata de un gran complejo agropecuario con origen en el siglo I d.C y ocupado hasta el siglo V, compuesto de varios núcleos. La pars urbana, donde queda ubicada la domus, la residencia estacional del propietario; el complejo termal y la pars frumentaria o sector industrial, dedicado a la manufactura y al almacenamiento de la producción agrícola y ganadera. 
 
Una de las particularidades más reseñables del edificio es la existencia de un mirador orientado al sur, que se abre a las mejores panorámicas del lugar (Sierra Espuña y el monte Castellar). A comienzos del siglo XX fueron halladas cuatro esculturas de niños realizadas en mármol blanco, entre las que se encuentra el famoso “Niño de las Uvas”.